Fuerte rechazo al pago de un euro por receta en Catalunya

La reacción ante la injusta medida del gobierno catalán no se ha hecho esperar. El Médico Interactivo recoge algunas de las reacciones más significativas contra el impuesto a la enfermedad. Gaspar Llamazares de IU ha registrado una iniciativa para que el Congreso rechace esta legislatura el copago sanitario.
 

Fuerte rechazo al pago de un euro por receta que se implantará en Cataluña el 1 de enero de 2012

El PP se opone al copago porque rompe la igualdad entre españoles, la FADSP dice que es una medida injusta, insolidaria e ilegal, y CCOO, que los grandes perjudicados serán las personas mayores, los pensionistas y los crónicos

Médicos de Cataluña cree que el recorte sanitario del 4,8 por ciento previsto para el año que entra es un “nuevo zarandeo” para el sistema y se cargará sobre los profesionales

La medida anunciada en la presentación de los presupuestos por la Generalitat de Cataluña para el próximo año, referente a que desde el 1 de enero de 2012 todos los ciudadanos de la comunidad deberán pagar un euro por cada receta farmacéutica que dispense la Sanidad Pública, medida con la que el Gobierno regional espera recaudar 102 millones de euros, ha recibido fuertes críticas tanto en el ámbito político como en el sindical. La crítica se centra en el rechazo al copago sanitario.

En el ámbito político, el portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha manifestado este miércoles que la medida “rompe la igualdad de la atención sanitaria entre todos los españoles”. Alonso ha subrayado que CIU “necesita socios para sacar esto adelante”, en referencia a este proyecto que ha calificado de “copago”. Además, indica que, “de momento, con nuestro apoyo no parece que cuente”.

El portavoz de grupo mayoritario en la cámara baja reitera que desde su formación nunca han sido partidarios de esta fórmula de financiación sanitaria. El representante del PP destaca también el hecho de que Cataluña “va a ser la única comunidad” que tenga establecida esta medida si se aprueba. “Tendrán que negociarlo”, mantiene Alonso.

Por su parte, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha resaltado que la medida “es injusta e insolidaria y pone trabas al acceso a la prestación farmacéutica, teniendo especial repercusión sobre las personas más enfermas (que precisan mas medicamentos) y las que tienen menos recursos económicos”.

Para la FADSP, “los copagos, tickets moderadores o tasas han demostrado en la experiencia internacional que no tienen capacidad de discriminar entre la demanda inadecuada y la que no lo es y que son perjudiciales para la salud”. Además, estima que es una medida “ilegal, ya que Cataluña carece de competencias sobre la política de los medicamentos y que la aportación de los usuarios no puede ser decidida por esa comunidad autónoma, pudiendo recurrir el Gobierno central.

“De todas formas hay que ser conscientes de que se trata de una medida pendiente de aprobación en el Parlamento catalán y precisa para ello del apoyo de otros grupos políticos. Esperemos que en el tramite parlamentario quede rechazada esta propuesta”, resume la FADSP.

“Impuesto sobre la enfermedad”, dice ICV-EUiA

Por su parte, el secretario general de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha acusado al presidente catalán, Artur Mas, de aplicar un “impuesto sobre la enfermedad” con la medida. Durante la sesión de control al presidente en el Parlamento regional, Herrera ha criticado que el Gobierno catalán cargue los impuestos sobre los enfermos y no sobre las rentas más altas: “Es tan equitativo que, cuanto más enfermo te pones, más pagas”.

Herrera ha cargado contra las cuentas presentadas por el Ejecutivo para 2012, que ICV-EUiA ya ha anunciado que rechazará, y ha criticado que se combine una segunda oleada de ajustes con la subida de precios de servicios básicos como los medicamentos y el transporte público.

Sindicatos en contra

Por su parte, la Federación de Pensionistas y Jubilados de CCOO de Cataluña ha mostrado su “más absoluto rechazo” a la medida, que considera “injusta, porque no tiene en cuenta el nivel de renta” y que “perjudica especialmente a las personas de más edad, los pensionistas y los enfermos crónicos”.

Médicos de Cataluña (MC) ha centrado sus críticas en los nuevos recortes sanitarios previstos en las cuentas para 2012, y estima que el recorte sanitario previsto del 4,8 por ciento es un “nuevo zarandeo” para el sistema y que repercutirá negativamente en la atención sanitaria. El sindicato califica las cuentas de “alto riesgo” puesto que se apoyan sobre todo en un ahorro farmacéutico “ficticio” de 336 millones.

El sindicato, mayoritario en el sector, rechaza la rebaja de 425 millones de euros en las cuentas del Servicio Catalán de la Salud, que sitúa a Cataluña a la cola de las comunidades autónomas en gasto sanitario per cápita, con 1.150 euros anuales, sólo por encima de las Islas Baleares (1.088 euros) y el País Valenciano (1.113 euros).

Ante este escenario, el sindicato sospecha que la “más que probable” nueva desviación presupuestaria del gasto farmacéutico para el 2012 “se cargará injustamente sobre los salarios de los profesionales de la salud, para que el Gobierno pueda cuadrar sus cuentas”.

Respecto a la implantación de un ticket moderador por receta farmacéutica, MC se muestra contrariado por la “falta de diálogo del ejecutivo catalán con los agentes sociales” y reitera que la medida “puede suponer un agravio para los enfermos crónicos y para las personas en paro”.

MC reprocha ahora las “voces críticas” que acusaron el sindicato de precipitarse y de convocar una “huelga preventiva” en noviembre pasado.

La posición de los pacientes

El Foro Español de Pacientes (FEP), respecto a medidas de copago como la anunciada en Cataluña,  solicita que “se tenga en cuenta que la consideración de bienes públicos no sólo está relacionada con la Sanidad Pública sino también con el medio ambiente y el turismo, y otras áreas en las que el disfrute o abuso del mismo puede ser taxado sin necesidad de vulnerar gravemente la atención a necesidades básicas. Son los servicios que no atienden necesidades básicas los que deberían ser objeto de taxación”.

El FEP recuerda que no se ha hecho ningún estudio que demuestre que el copago no causa perjuicio”, y que “cualquier medida de copago debe proteger a las clases y a los pacientes vulnerables en la equidad y en la calidad de la asistencia sanitaria que precisan. Las decisiones que se vayan a tomar deben tener en cuenta la participación de los representantes de los pacientes”.

“Los pacientes somos conscientes de que la Sanidad Pública precisa de cambios estructurales, los cuales deben llevarse a cabo con la participación de los profesionales comprometidos con los intereses de los pacientes y los propios pacientes”, añade.

Fuente: El Médico Interactivo

Dempeus per la salut pública

Deja un comentario

votar/http://www.bolinf.es/wp/archives/39775 alt="votar" title="Votar esta anotación en Bitacoras.com" />