“Violencia estructural contra las mujeres es la reforma laboral del PP”

“Violencia estructural contra las mujeres es la reforma laboral del PP”

Leire Pajín, exministra de Sanidad, Política Social e Igualdad / PSOE Leire Pajín destapa la verdadera cara de Gallardón: "Algunos creían que era un 'progre' (…). Lo que afirmó es lo que realmente cree"

“Violencia estructural contra las mujeres es la reforma laboral del PP”

Leire Pajín, exministra de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad, considera que “violencia estructural contra las mujeres” es la reforma laboral aprobada por el Partido Popular y por CIU, porque supone “un recorte drástico en los beneficios laborales y sociales de los derechos de maternidad y paternidad”.

En declaraciones a ELPLURAL.COM la ex ministra señala que para gran parte de la opinión pública ha pasado desapercibido que la reforma laboral del PP acaba con el derecho a compaginar el permiso de maternidad y el de paternidad. A partir de ahora los padres tendrán que elegir entre el permiso de la madre o del padre. El PP ha acabado también con el derecho a acumular las horas de lactancia para tener 15 días más de permiso de maternidad.

“Causa auténtico asombro, por no decir bochorno, que un ministro del partido que acaba de reducir los derechos del permiso de maternidad o paternidad tenga la osadía de hablar de la existencia en España de violencia estructural contra las mujeres que les obliga a abortar” afirma Leire Pajín, para quien la “verdadera” violencia estructural es aquella que no facilita a las mujeres que desean ser madres conciliar su vida familiar y laboral.

Para la diputada socialista “los recortes en derechos laborales, los recortes en la sanidad pública y los recortes en educación que han paralizado la apertura de guarderías y el programa de educación de cero a tres años impulsado por el Gobierno anterior, sí suponen un ataque en toda regla al apoyo a la maternidad”.

Doble moral del PP
“Estamos ante un ejemplo palmario de la doble moral que ejerce el PP, se les llena la boca a la hora de hablar del derecho a la maternidad pero recortan ayudas sociales que, por cierto, ni se les ocurrió poner en marcha durante el Gobierno de Aznar”. Pero para Leire Pajín lo más grave es lo que hay de fondo en las declaraciones de Gallardón en las que “claramente se deduce que las mujeres son incapaces de tener criterio propio, de decidir por sí mismas”.

La ex ministra recuerda que fue el Gobierno de Zapatero “el primero de la democracia en consagrar el derecho a la maternidad”. Lo hizo con la Ley de Igualdad “en la que por primera vez se ampara legalmente a las mujeres que se quedan embarazadas para no puedan ser despedidas por ello, es más, ya ha habido varias sentencias contra empresas que han despedido a mujeres por quedarse embarazadas gracias a esta Ley”. Cabe recordar que el PP recurrió en su día la Ley de Igualdad ante el Tribunal Constitucional, lo que lleva a Leire Pajín a preguntarse “¿eso es proteger el derecho a la maternidad, recurrir la única Ley que protege a las mujeres contra el despido porque se quedan embarazas?”.

¿Estrategia para agradar a la ultraderecha o sinceridad?
Si las afirmaciones de Gallardón son polémicas en sí mismas a ello se añade la sorpresa de que las hiciera el considerado ministro “más progre del PP” que se definió a sí mismo hace años como el “verso suelto” del partido. En este sentido en los últimos días se ha especulado en foros políticos y periodísticos sobre la finalidad última de Gallardón al realizar estas declaraciones. Para algunos el actual ministro de Justicia desea agradar a la ultraderecha de su partido y, sobre todo, a la ultraderecha mediática habida cuenta de los elogios que ha recibido en las últimas semanas de comunicadores “ultras” del PP como Federico Jiménez Losantos, hasta hace no mucho enemigo acérrimo de Gallardón. No hay que olvidar que Gallardón demandó a Losantos –y ganó el juicio- cuando el comunicador le acusó de ignorar el sufrimiento de las víctimas del atentado del 11-M. Para algunos analistas políticos Alberto Ruiz Gallardón ha iniciado una estrategia para agradar al ala más dura de la derecha española de cara a sus futuras ambiciones políticas. Sin embargo para otros analistas e incluso políticos del PP cercanos a Gallardón, el ministro de Justicia “se sinceró” con estas afirmaciones en el Congreso, porque el ex alcalde de Madrid “es mucho más conservador ideológicamente de lo que muchos periodistas y ciudadanos piensan”.

Preguntada sobre este asunto, Leire Pajín sostiene que Gallardón dijo lo que realmente piensa: “Algunos tenían la idea de que Gallardón era el más progre del PP, incluso se le definía como centrista, pero en mi opinión el ministro se sinceró. Lo que afirmó es lo que realmente cree”.

Agrada a la ultraderecha pero atenta contra el sentido común
Lo que queda por ver es si la estrategia o sinceridad de Gallardón esta vez le resulta rentable. Hasta ahora es el miembro del Gobierno del PP mejor valorado en las encuestas del CIS, entre otras cosas porque muchos votantes de izquierdas le consideraban de centro. Sus primeros movimientos como ministro han agradado a la ultraderecha mediática, pero sus polémicas declaraciones sobre la “violencia estructural” que obliga a las mujeres españolas a abortar no solamente no agradan a nadie progresista de este país, sino que atentan contra el sentido común. Esta vez a Gallardón se le ha ido la mano. Y ha enseñado la patita.

El Plural

Deja un comentario

votar/http://www.bolinf.es/wp/archives/42272 alt="votar" title="Votar esta anotación en Bitacoras.com" />